La casa al final de la calle

El día era nublado, casi negro por los nubarrones cargados de agua que parecía inminente que llegaran al pueblo del estado de Texas, una localidad cerrada en donde nadie convivía con nadie, todo parecía sacado de uno de los tenebrosos cuentos de terror que todos conocemos, ahí había empezado la leyenda de una casa maldita, en la cual nadie alrededor vivía, era la calle McPherson, y cerraba con el frondoso bosque, que le daba un aire macabro al lugar.

cuento de terror La casa al final de la calle

Lucila Bell y su amiga Karen James, circulaban por los alrededores, cuando a lo lejos al ver la casa, vieron a un chico guapo que les hablaba, ellas en la edad de la pubertad, no lograron quitarse la duda y acudieron al lugar, aun con las advertencias de todos los conocidos, de muchas personas que desaparecían en el lugar.

Al llegar con el muchacho, se dieron cuenta que era una persona muy atractiva, y al hablar con ellas, no creían su suerte, ni que nadie les iba a creer, fue cuando sin avisar, una de ellas, tomo una foto sin que el tipo se diera cuenta y esto lo transformo totalmente, tomándolas de la mano y metiéndolas en la casa para nunca más volverlas a ver, tan solo quedo el celular con la foto recién tomada, y que fue parte de las investigaciones, para dar con el paradero de las chicas.

Al momento de sacar la foto, la cara del chico era la de un demonio, sin expresión, tan solo una persona maligna, de la cual ellas nunca vieron la real cara, se cuenta que esa casa, la casa al final de la calle, es la puerta al infierno y que cada determinado tiempo se abre, para llevar almas puras, para alimentar el fuego.